Las aguas urbanas como factor de resiliencia en la ciudad

Las aguas urbanas como factor de resiliencia en la ciudad

Desde los tiempos de las fundaciones de Buenos Aires y sus núcleos urbanos más representativos, las lógicas de producción del territorio estuvieron ligadas principalmente a la dependencia de una planificación (o su ausencia) basada en conceptos antropocéntricos que de alguna forma terminaron soslayando las dinámicas, espacios, fuentes, sumideros y otras características propias del soporte físico natural del sitio donde se implantan y densifican hoy sus áreas metropolitanas. Su matriz ambiental se vio altamente intervenida (muchas veces vulnerada) por el avance de la urbanización, con la ayuda de una insensible dotación de infraestructuras en el espacio urbano que, a su paso, posibilitaron desarrollo. Al mismo tiempo, estas lógicas de lo posible obturaron las dinámicas naturales, dando lugar hoy a un conflicto en ciernes.

Los ríos urbanos en el AMBA (principalmente su gestión y gobernanza) conforman temas recurrentes y concurrentes que en muchos casos trascienden sus situaciones particulares, y nos advierten de realizar un análisis profundo a nivel jurisdiccional (municipal, provincial o incluso nacional) ante situaciones conflictivas y eventos extraordinarios; mirándolos como espacios fragmentados con solapamientos y des responsabilidades de la institucionalidad responsable de su gobernanza, acrecentando la conflictividad a la hora de poder planificarlos y gestionarlos eficientemente.

En este sentido, proponemos como objetivo principal devolverle al territorio una mirada compleja, integral e interdisciplinaria, que ponga en evidencia manifiesta la relación entre urbanidad y soporte natural, entendiendo que en los ríos urbanos y sus sistemas ambientales es donde posiblemente encontremos las claves para repensar y reconfigurar la noción de territorio metropolitano.

Para eso, es posible y necesario volcar los esfuerzos a las propuestas, entendiendo que la recopilación de datos, información, diagnósticos y educación ciudadana ambiental es ardua pero ejecutable. Generar un tablero de gestión urbana ante eventos climáticos extraordinarios podría ser una herramienta fundamental donde poder caracterizar vulnerabilidades, definir eventos climáticos históricos y futuros, modelando una matriz de riesgos con gobernanza activa; y desde allí, producir un nuevo paradigma en la planificación, con cambios y adaptaciones en las morfologías urbanas, la ocupación del suelo, en tipos constructivos, incorporando soluciones y tecnologías aptas y con capacidad para romper la inercia de lo proyectual en términos tradicionales, como respuestas situadas para estos territorios porteños y anfibios.

Artículo completo en CPAU