NOTICIAS DE BARILOCHE: “Censo 2022: entre el sector público y el privado se edificaron 4 millones de viviendas más, pero no se redujo el déficit habitacional”

NOTICIAS DE BARILOCHE: “Censo 2022: entre el sector público y el privado se edificaron 4 millones de viviendas más, pero no se redujo el déficit habitacional”

Ver nota completa aquí

Luego de publicarse los resultados provisorios del Censo 2022 y en base con la información divulgada por el el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la Fundación Tejido Urbano realizó un análisis en profundidad evidenciando que además de la supremacía urbana, en poco más de 10 años se duplicó la proporción de viviendas en relación a la cantidad de habitantes, pero eso no redundó en una mejor cobertura habitacional.

Los datos preliminares del Censo 2022 muestran que se registraron 17.780.210 viviendas en todo el país., un aumento del 28,5% con respecto a los datos relevados en el Censo 2010, cuando se contabilizaron 13.835.751 viviendas. En el mismo período, también con base en los datos de ambos censos, la población argentina creció un 14,8% (de más de 40 millones de habitantes en 2010 aumentó a más de 46 millones en 2022) y el crecimiento de viviendas registró un total de 4 millones de unidades.

Fernando Álvarez de Celis, director ejecutivo de Tejido Urbano, destacó al portal Infobae que la Argentina tiene un déficit habitacional “muy alto” y eso hace que la gente busque alternativas para acceder a las viviendas. “Esto no quiere decir que esas unidades sean de la calidad que necesita la población. Según los datos relevados, estimamos que la mitad de las viviendas se construyeron por fuera del mercado inmobiliario y también por fuera del sistema estatal de viviendas sociales. Muchas se levantaron en los barrios populares y otras son resultado del crecimiento de la mancha urbana, esto implica que la gente compra un lote y autoconstruye su propia vivienda”, dijo Álvarez de Celis.

Y aunque se edificaron 4 millones de unidades el déficit habitacional no se logra reducir. Con los datos del Censo 2010 se estimaba que esta carencia era de 4 millones, distribuidos en 1,5 millones de viviendas faltantes y 2,5 millones en malas condiciones o con hacinamiento. “Si bien los datos del Censo 2022 aún no nos permiten todavía hacer este análisis, se presupone que el déficit cuantitativo se mantiene estable, sin embargo ha aumentado el déficit cualitativo. Esto significa que muchas de las viviendas que se han desarrollado en este período son de baja calidad y hechas en dudosas condiciones”, amplió el director de Tejido Urbano.