Una ciudad que se asfixia sola

El paradigma existente de planificación urbana ata la calidad de vida a la capacidad económica de cada habitante y precariza a quiénes ya estaban al margen: las responsables de las tareas de cuidados. Ante este modelo hay quiénes buscan poner en el centro la sostenibilidad de la vida, la organización colectiva y trazan estrategias para socializar los cuidados en las ciudades.